En el audio te cuento todo…

VILLA SILVINA

Diógenes de Urquiza Ill, nieto el general Justo José de Urquiza, y su esposa María Luisa Dominga Ocampo Ocampo, encargaron en 1908 al arquitecto inglés Walter Bassett-Smith, ya por entonces reconocido por su prestigio, la construcción de su residencia en Mar del Plata. Años más tarde, Silvina Ocampo (escritora y poetisa) y su esposo, Adolfo Bioy Casares (escritor, traductor y periodista) adquieren la casa como residencia de veraneo y tertulias literarias. En efecto, «Villa Silvina», como pasó a llamarse, era asimismo sede del encuentro de personajes del mundo literario casi paralelamente a las habituales convocatorias de Victoria, hermana de Silvina, precisamente en Villa Victoria situada a escasos 100 metros. 📚 #CasaHistórica

La casa, de planta baja, alta y ático, presenta una planta compacta inscripta prácticamente en un cuadrado de donde sólo se desprende un apéndice producto de una ampliación. Su lenguaje presenta componentes ingleses como las ventanas a guillotina con sus singulares herrajes (algunos picaportes están diseñados con el rostro de la reina Victoria), los bay windows, las lucarnas con detalles ornamentales de madera y las chimeneas la-drilleras. 🏡 #EstiloInglés

Cualidades artísticas se destacan en las griferías, los hogares de leña o en los vitrales, en concordancia con la calidad material de algunos componentes constructivos como los pisos en roble de Eslavonia o de cerámica inglesa cocida con motivos de guirnaldas. La materialidad principal de la envolvente es el revoque símil piedra y ladrillos en tonos rojizos que se combinan con los grises de los detalles de falsas sillerías de las aristas. Las cubiertas, de fuertes pendientes, son de teja pizarra negra. 🎨 #ArquitecturaArtística

El acceso principal se da a través de una suerte de veranda con escalinata de piedra y columnas y barandal de madera. En un lote de una manzana, la villa se implanta en el área central de un gran parque donde confluyen especies florales, arbustivas y árboles de gran porte, clásicos entornos de numerosas residencias que fueron consolidando el barrio del «Tiro a la paloma», hoy llamado Loma del Divino Rostro (por la presencia de la capilla homónima). Pese a las adaptaciones funcionales y ampliaciones realizadas para el funcionamiento de un establecimiento educativo, la villa conserva su singularidad expresiva y su armónica relación en términos histórico culturales, con su parque y con sus pares próximas, Villa Victoria y Villa Mitre. 🌳 #PatrimonioCultural